Cultivo

Poda FIM, cortando las puntitas

Hay muchas formas de ir modelando nuestras plantas: para sacarle provecho a ciertas ramas, para controlar su porte o para que generen más brazos. Una que nos permite generar muchas puntas a partir de un apical es la poda FIM, abreviación del inglés ‘Fuck I Missed’, algo así como ‘mierda, la cagué’.

Su nombre nos da un claro indicio de que este descubrimiento fue por error, lo más probable es que se haya intentado la poda apical y no se cortó correctamente la yema. Cuando este tipo de poda se realiza con éxito, en la zona de corte veremos crecer hasta siete puntas que con el tiempo se transformarán en varios cogollos principales.

En este método de poda necesitaremos explotar nuestras habilidades de cirujano, ya que requeriremos hacer un corte lo más pulcro y preciso posible. Esta incisión la realizaremos en el ápice superior de la planta, pero no lo cortaremos del todo, dejaremos una pequeña porción, entre el 10% y 25% de éste. El corte no detendrá por completo el desarrollo de la yema: al contrario de la poda apical, el ápice desarrollará varios brotes que con el tiempo se transformarán en varios cogollos de gran tamaño, muy similares al principal.

Si bien el resultado no está asegurado, es interesante intentar este método. Lo peor que podría pasar es que no crezca ningún brote, o que solo emerjan dos como en la poda apical. Si la suerte está de nuestro lado, podremos conseguir de 3 a 7 puntas.

Por Señor Bigotes.

 

Descarga tu guía de cultivo

Leave a Response