CannabisEstilo de VidaGastronomíaMedicinalSociedad

Peanut: el mejor amigo del hombre…. Y del cannabis

A estas alturas ya estamos pensando en instaurar una sección tipo “MaravilloZoo” , donde en vez de peluches regalaríamos animalitos de verdad, que a esta alturas ya son parte del escudo patrio del movimiento cannábico .

Si, porque luego de los casos de “ Pin Pon” el conejo que en vez de saltar, vuela por los aires Peruanos, unidos al rebaño de ovejas de Gales, que se cuentan a sí mismas para quedarse dormidas luego de la gran volada que se mandaron , hoy se suma al grupo de astronautas cannabicos, un chihuahua mexicano llamado Peanut quien se hizo popular luego de un encuentro “ face to face” con los poderes de la planta mágica.

Pero, ¿Quién es Peanut?, un perro chihuahua que pesa 2,7 Kg y que se hizo famoso en las redes por comerse algo que no debía, una galleta de marihuana. Los dueños del animal se dieron cuenta tarde de que faltaba una de las porciones que habían metido al horno y le echaron la culpa a medio mundo sin pensar que el responsable era su diminuto canino hijo de la chingada.

El animal fue encontrado por sus dueños en plena etapa de despegue, ya que apenas se podía poner de pie y sus pequeñas piernas traseras temblaban más que un salud hecho por un cliente de “la piojera”. Ya en el veterinario, Peanut fue fotografiado, convirtiéndose en la sensación de las redes tras publicar las instantáneas del canino con un rostro que envidiaría el mismo Snoop Dog.

Los dueños aseguraron sentirse asustados por el estado de su perro, pero los veterinarios les tranquilizaron “Lo llevamos a la Clínica Universitaria Veterinaria de nuestra zona. Peanut pesa menos de 3 kilos, así que estábamos preocupados por la cantidad que podía haber ingerido. Además, había algo de chocolate en la galleta, así que queríamos estar seguros de que todo iba bien. Lo curioso es que los veterinarios no se sorprendieron, claramente no era la primera vez que veían a un animal que había consumido cannabis ”.

El final fue feliz, ya que luego de 10 horas de observación y cuando Peanut recién pudo ponerse en pie, fue dado de alta y seguramente llevado a su hogar a comer un kilo de su alimento especial, para pasar el inevitable bajón de hambre.