TEST

Especial Inmigrantes
Una fiesta haitiana en el corazón de La Reina

Jorge López Orozco
Jorge López Orozco
Edición 138
Jorge López Orozco
Jorge López Orozco
Edición 138

Los ritmos y el baile abundan, al igual que la comida o las sonrisas. Durante una noche las barreras idiomáticas, de color o de estilo, y de los dolores de la vida diaria se caen y abren un espacio de convivencia. Se trata de un cumpleaños donde un pedacito de Haití fue trasplantado a una calle del oriente de Santiago.

Foto y texto: Jorge López Orozco.

A Tilus Paswaldo sólo se le ve la sonrisa bajo el gorro pescador que cubre gran parte de su cabeza. En un cuarto en penumbras su cuerpo se mueve al ritmo del konpa, música haitiana que resulta tan hipnótica como los precisos movimientos del solitario bailarín. Una treintena de personas lo observamos con la boca abierta, mientras que varios gritos en creole lo animan a seguir.

Estamos en la calle La Forja, en las proximidades de villa La Reina, sector oriente de Santiago. Este barrio, de corte más popular y ligado al narcotráfico, se ha convertido en el hogar de un millar de haitianos que han llegado desde hace unos cinco años a Santiago en búsqueda de una mejor calidad de vida en comparación a las condiciones en la isla caribeña que, desde hace décadas, se ubica entre las más pobres y desiguales de la región.

La migración hacia Chile es un fenóme

Para ver esta nota debes ser suscriptor

Recordarme