TEST

La Europa de Santiago:
La discriminación positiva y el carrete del otro lado del charco.

Iciar Sádaba De Salcedo
Edición 138
Iciar Sádaba De Salcedo
Edición 138

Esta es la vida del emigrante, del vagabundo del sueño errante. Coge tu vida en tu pañuelo, con tu pobreza tira pa'lante. Así empieza una canción de Celtas Cortos que sonaba en mis años de juventud y que refleja lo que de una u otra manera sentimos al partir lejos de casa en busca de algo mejor. Sin embargo, el mismo inmigrante es visto con ojos diferentes por la sociedad en la que se integra y en el chileno esa mirada también cambia, aunque acaba diluyéndose cuando se comparte entre carretes que abogan por la democratización y la diversidad.

Por Iciar Sábada de Salcedo

Cuando era chica viví el boom de la inmigración latinoamericana en España. Bolivianos, colombianos, ecuatorianos que se mezclaban con los marroquíes que siempre habían poblado las tierras del sur de España. Inmigrantes que llegaban al país en búsqueda de una vida mejor y a los que acabé comprendiendo totalmente al irme a vivir a Inglaterra.

Entre ingleses, pese a hablar el idioma y tener una carrera, los puestos de trabajo mejor cualificados no estaban reservados para inmigrantes como yo. Tampoco mi pelo rubio me ayudó en nada y los extranjeros españoles acabábamos trabajando sirviendo mesas o fregando platos. Sin embar

Para ver esta nota debes ser suscriptor

Recordarme