Comercio justo en el mercado mundial de sustancias ilícitas

Silvia H. Pérez
Edición 144
Silvia H. Pérez
Edición 144

Por su capacidad de abrir la mente a nuevas realidades, el consumo de sustancias psicoactivas va con frecuencia de la mano de la inconformidad y el cuestionamiento del statu quo. A menudo personas consumidoras adoptan una forma de vida crítica con esta sociedad desigual, llena de abusos, miseria y dolor en la que vivimos. Y muchos consumidores se preguntan cómo llevar a la práctica un comercio justo a la hora de comprar drogas ilegales, y evitar así financiar con nuestro dinero un negocio cruel y sangriento. Tal y como afirman numerosas voces antiprohibicionistas, ¿son la violencia, la explotación y las tragedias ecológicas que rodean el suministro de sustancias psicoactivas ilícitas consecuencias solo de la guerra contra las drogas?

El mercado de drogas ilícitas actual está impregnado de violencia, explotación y abuso hacia las personas y hacia nuestra Madre Tierra. A menudo, las voces defensoras de la legalización suelen atribuir la causa de esta violencia a la criminalización del negocio y a la ofensiva que están llevando a cabo gobiernos de distintos países. Count the Costs -el proyecto de diferentes ONG que luchan por reducir los indeseables costes de la guerra contra las drogas- afirma claramente en su informe The War on Drugs: Causing Defor

Para ver esta nota debes ser suscriptor

Recordarme