TEST

Caraz, territorio de las montañas

Jorge López Orozco
Jorge López Orozco
Edición 148
Jorge López Orozco
Jorge López Orozco
Edición 148

Hay que preparar las piernas para subir y bajar, y volver a subir sin pausa, al visitar los pueblos andinos que habitan el Callejón de Huaylas, distantes a sólo 400 kilómetros al noreste de Lima. Hay que preparar las sonrisas y los ojos, porque los paisajes que nacen en el muy cercano Parque Nacional Huascarán obligan a usarlos siempre. Un mercado, una plaza y la profunda tranquilidad, acompañan el paso. Todo eso en Caraz la dulce.

El bus que sale de Lima es una sorpresa. Primero por todo el alboroto que se hace en el terminal para abordar el vehículo: medidas de seguridad de aeropuerto con la entrega del equipaje, posterior paso por un detector de metales y para después ascender las escalinatas de un bus de dos pisos que por la mitad del precio que vale en un pasaje en Chile, entrega todo al doble: asientos estilo cama, una Tablet con películas, comida servida por un asistente y aire acondicionado.

La noche se pasa rápida, y no se alcanza a desesperezar bien del sueño cuando las luces del amanecer ponen al descubierto una geografía montañosa, los pueblos se vuelven un multicolor ejercicio de ferias, hombres caminando con hatos de madera en sus espaldas y mujeres vestidas con faldas y mantos color arcoíris. Todos ellos dan la bienvenida a Huaraz,

Para ver esta nota debes ser suscriptor

Recordarme