TEST

Relato subjetivo:
Cachetada de humo

Pepe Trueno
Marcelo Escobar
Edición 141
Pepe Trueno
Marcelo Escobar
Edición 141

Por: Pepe Trueno / Ilustración: Marcelo Escobar

Con los cabros fuimos compañeros de curso en la básica, luego nos perdimos el rastro, pero cuando salió Facebook nos volvimos a reencontrar.

Nuestra amistad fue creciendo, habíamos terminado 4to medio hace poco y justo en ese año habíamos conocido a una compañera nueva: la María Juana.

Un día quedamos de juntarnos en la casa del Juan, teníamos a nuestra compa María y muchas más ganas de fumarla.

Llegamos tipo 11 de la noche a la casa de mi amigo, esperando que su vieja estuviese acostada, pero estaba en el living viendo tele y como ella no estaba para nada a favor de la marihuana, siempre terminábamos fumando a escondidas.

Como la tía no estaba ni ahí con dejar de ver la tele, y nuestras ganas por fumar iban incrementando, decidimos ir a la placita que estaba a un par de casas de donde estábamos.

Llevamos unas chelas fondeadas y a la querida María. A la tía le dijimos que íbamos a comprar cigarros.

Llegamos a la plaza, estaba muy piola, ni ladridos de perros, ni siquiera maullidos de gatos se escuchaban. Mucho menos cantos de grillos. Pero la mayor sorpresa fue un hermoso Ford Mustang abandonado y sucio, el Juan nos

Para ver esta nota debes ser suscriptor

Recordarme