Amorío a primer sorbo: Cerveza y cannabis, la unión de dos placeres

Germán Pereira (Asoc. Proyecto Cáñanmo)
Edición 144
Germán Pereira (Asoc. Proyecto Cáñanmo)
Edición 144

Denominada cannabis o cáñamo, planta que ha acompañado a la raza humana durante milenios en todos los continentes, ha sido parte importante de la tradición agrícola de Chile. Desde ese primer contacto con las fértiles tierras del Valle Central chileno, el cáñamo ha sido cultivado por campesinos y todos aquellos quienes quisieran beneficiarse de esta noble planta. Tuvo vital importancia debido a la utilización de su fibra para la creación de excelentes vestimentas, mechas de velas, cordajes, aceites, semillas para pájaros, entre otros muchos usos que elevaron a Chile como un punto referencial de exportación, teniendo un vasto mercado para negociar y mercadear.

A partir del siglo XVII se masificó su cultivo, especialmente en el Valle del Aconcagua, lugar que se transformaría a lo largo de los años en el sitio idóneo para el beneficio y uso del cáñamo. En Chile, una vez independizado y hasta mediados del siglo XX, el cultivo cañamero se mantuvo con avatares económicos, pero siempre considerado importante a la hora de la extracción de materias primas, que hasta una vez consumada la espesa prohibición, el conocimiento lúdico y la internación de la fibra sintética, llevó a colapsar una industr

Para ver esta nota debes ser suscriptor

Recordarme