REVISTA DIGITAL
|
REGISTRATE
Abril 25, 2019

Junto con mi amigos venimos reuniéndonos y celebrando el 4/20 desde hace algunos años, y este que cayó día sábado era imposible perdérselo.

Leer más

Teníamos que llegar a la hora y nosotros de puntuales no tenemos nada. La noche anterior nos habíamos juntado a carretear “piola” en mi casa.

 Atrasa tu reloj me decían, para sentir que por lo menos llegamos a la hora. Tomamos metro para hacerla más corta, en los Héroes bajó y subió mucha gente, empezó a salir un rico aroma a maría, que rico saber que no eres el único, así no te persigues.

Llegamos a la Moneda y la mayoría se bajó, íbamos subiendo las escaleras y alguien grita las 4:20, en ese momento estaba viendo un en vivo de instagram y veía como todo prendían sus caños, empiezo a sentir mucho olor a marihuana, no todos se aguantaron a salir del metro para encenderlo.

Una vez afuera nos sumamos y contribuimos para que esa nube creciera.

Juntarse con el resto de amigos fue difícil, la concentración fue muy grande, todo el paseo Bulnes estaba tomado, si optabas ir por el medio, era paso tortuga asegurado.

Decidimos hacer una parada al rededor de la pileta para una carga en el bukket, en eso se nos acerca un cabro argentino para pedirnos si nos podía grabar, era su primer 4/20 con tanta multitud, luego de grabar como fumábamos en un bukket, invento que él no había probado antes, le ofrecemos una carga, el acepta muy contento. Le dimos las instrucciones, pero fumar en bukket por primera vez siempre cuesta y no sale como tu quisieras. La mitad la fumó y la otra se esfumó.

Después de fumar seguimos nuestro camino, hasta que de a poco nos fuimos encontrando con todos nuestros amigos y amigas. Ya éramos varios y decidimos sentarnos en el pasto del costado del Paseo, estamos fumando, corrían caños, bongs, bukket, blunt, pasamos largo rato conversando y riendo.

De pronto y de la nada se acerca a toda velocidad una estampida humana, todos corrían, nadie sabía que estaba pasando, obviamente todos estábamos muy volados y confundidos, no nos quedó otra que tomar nuestras cosas y correr, para no ser aplastados. Todos nos dispersamos, yo terminé corriendo tomados del brazo con un niña que ni conocía.

Después que paso el disturbio todo volvió a la normalidad, la mayoría se devolvió y todos se reían de lo ocurrido. ¿Paranoia colectiva?

De volaos nomás po.

Han pasado 5 días y con mis amigos nos seguimos preguntando  ¿qué fue lo que pasó? ¿Algunos de ustedes sabe?     


Leer menos