REVISTA DIGITAL
|
REGISTRATE
Marzo 4, 2019

El bajón. Ese momento de voracidad insaciable que se apodera de nosotros después de fumar y que nos haría terminar con cualquier cosa comestible de la casa que ni si quiera tocaríamos en estado de sobriedad. Ese momento en el que no podemos pensar en otra cosa que saciar el hambre, y a falta de algo rico, casi cualquier cosa sirve.

Leer más

Como contaba Connie Achurra para Cáñamo, “la clave es preparar el bajón antes de fumar”. Y la verdad que tiene harta razón. Preparando algo de comer antes de fumar nos aseguramos que no nos vamos a comer lo primero que pillemos cuando llegue el desesperado bajón.

De todas maneras, hay algunas cosas que podemos hacer para evitar tener esos bajones tan descontrolados y cuidar tanto el bolsillo como la salud, al no comernos cualquier chanchería que tengamos a mano.

Beber mucha agua y té

Hay muchas veces en las que nosotros mismos confundimos la sed con hambre. Mantenerse bien hidratado es algo que hay que hacer todos los días, se fume o no, pero si fumamos, estar un poquito más hidratado de lo normal puede ayudar a eliminar esa sensación de estómago vacío.

Ya existen estudios médicos que reflejan que beber agua puede ser un método efectivo a la hora de reducir el hambre y además puede incluso ayudarnos a perder peso. El agua, a diferencia de por ejemplo, una bolsa de papas fritas, suele ser más accesible, además de infinitas veces más barata y saludable.

Pero es cierto que, para muchos, el agua no soluciona nada. En estos casos se puede utilizar algo con un poco más de sabor, como el té. El té es genial porque hay cientos de tipos y sabores, hidrata y además, es muy barato. Además, si lo que tenemos es el té en hoja y necesitamos algo más de tiempo para prepararlo, nos mantendrá distraídos y no pensaremos tanto que tenemos hambre.

Come sano
Mucha gente cuando tiene caña, lo único que quiere comer es comida chatarra. Lo mismo pasa cuando tenemos el bajón, pero hay veces que por mucha comida chatarra que nos metamos al cuerpo, no conseguimos saciar el hambre. Si llevas 4 bolsas de Doritos y sigues teniendo hambre, quizá hay que cambiar el alimento por otro que tenga más vitaminas y minerales, que es lo que precisamente necesitamos.

Como contaba Connie: “si llegas de la pega a las 8 de la noche muerto de hambre y no tienes nada para comer, obvio que vas a pedir una pizza, que sería un ejemplo cercano de lo que te pasaría con el bajón, pero si dejaste preparada una quínoa, unas verduras salteadas y tienes todo listo, seguramente te vas a comer eso y vas a decir qué rico, comí algo que me hizo bien”.

Y es que el plato de quínoa que recomienda Achurra probablemente nos deje más saciados y satisfechos que la pizza, ya que la fruta, los cereales o las legumbres tienen más nutrientes que los carbohidratos y el queso. Comer cosas de todos los grupos de alimentos siempre será mejor que centrarnos solo en comida chatarra.

Haz ejercicio
Hacer ejercicio es un buen método de deshacerse del bajón por varios motivos. El primero es que nos va a mantener distraídos al tener que concentrarnos en el deporte. En vez de estar pensando en el hambre que tenemos, estaremos pensando en la energía y la intensidad del ejercicio.

Además, se ha demostrado que el ejercicio es una buena apuesta a la hora de deshacerse del bajón. Investigadores han determinado que el ejercicio, particularmente el aeróbico, afecta a las hormonas del apetito, suprimiendo sus efectos. Por lo que, al hacer ejercicio, reducimos nuestras ganas de comer. Incorporar el ejercicio a tu vida también te va a ayudar a mejorar otros muchos aspectos. Y también puedes experimentar lo que mucha gente ama enormemente, que es hacer ejercicio volado.

Ocupa tu mente
Si lo del ejercicio no es lo tuyo ni si quiera a la hora de ahorrarte algunas lucas del bajón, lo que tienes que tener cuidado es con el aburrimiento. Comer es una distracción que no solo ataca cuando estamos volados, si no constantemente. ¿Cuántas veces has ido a la cocina a por algo de comer o beber cuando eras estudiante? Cientos, ya que para los que nos distraemos con facilidad, la comida siempre es algo entretenido para seguir perdiendo el tiempo.

La próxima vez que te den esos bajones, trata de mantener tu mente ocupada con algo. Leer un libro entretenido, juega con algún videojuego que requiera harta concentración, mira esa serie de la que estás enganchado…Si tu hambre desaparece como por arte de magia, a lo mejor será que no tenías tanta hambre.

Fuente: Herb.co

Leer menos