REVISTA DIGITAL
|
REGISTRATE
Febrero 8, 2019

El aceite de cannabis es utilizado por millones de personas alrededor del mundo, principalmente por sus beneficios medicinales. Impresionantes son, por ejemplo, los efectos que tiene esta sustancia a la hora de parar las convulsiones diarias en los niños con epilepsia refractaria, que gracias al cannabis pueden mejorar enormemente su calidad de vida. Pero, ¿qué manera es la mejor para medicarnos con aceite de cannabis?

Leer más

Con la legalización en algunos países, han llegado también nuevas formas de consumo y muchos productos medicinales asociados al cannabis. Nuevas investigaciones que por ejemplo están desarrollando experimentos en los que las resinas en dab parecen ser mejor forma de aprovechar los cannabinoides que fumarse los tradicionales caños de toda la vida.

Con el aceite de cannabis pasa un poco lo mismo. Hay varias maneras de consumirlo, que también están asociadas a diferentes dolencias y enfermedades. También es importante tener en cuenta las dosis, ya que al comienzo de tomar el aceite no será la misma cantidad que cuando llevemos ya un tiempo. Acá te mostramos diferentes maneras de usar el aceite de cannabis:

Sublingual

Este método de consumir aceite de cannabis consiste simplemente en colocar una o varias gotas debajo de la lengua. Esto lo que permite es que la mucosa oral absorba directamente el aceite y este pase rápidamente al torrente sanguíneo. Normalmente el aceite ya ha sido absorbido a partir de cinco minutos.

Los productos que han sido diseñados para tomarse de esta manera sublingual, evitan que la sustancia pase por el sistema digestivo, mucho más lento en procesar el aceite. Lo más común es encontrar el aceite en pequeños botes cuya tapa es un gotero, para que se pueda administrar fácilmente. Para mucha gente este método de consumo supone un alivio rápido, ya que tarda unos 20 minutos en hacer efecto. Y el efecto de tomar el aceite de esta manera puede durar hasta tres horas.

A la hora de empezar con un tratamiento utilizando este tipo de producto y método, es recomendable empezar a tomar solo una gota en la noche, aproximadamente una hora antes de acostarse. Esto hará que el cuerpo se acostumbre a la sustancia de manera paulatina y evitaremos que nos de sueño durante el día, como pasa con algunas personas. De ahí hay que ir aumentando la dosis poco a poco, siempre en la noche y una vez nos adecuemos a la sustancia podremos tomar gotas también en la mañana o a medio día.

Cápsulas

Mientras que consumir el aceite de manera sublingual produce unos efectos bastante inmediatos, es cierto que no duran demasiado por lo que seguramente el usuario tendrá que tomar las gotas varias veces al día. Con las cápsulas, se consiguen efectos más duraderos en el tiempo, ya que tardan mucho más tiempo en metabolizarse. Esto quiere decir que son más propensas a prolongar los efectos positivos de la sustancia a lo largo del día. Las cápsulas primero tienen que ser digeridas en el estómago y después absorbidas por el intestino delgado.

Lo malo es que el proceso digestivo puede durar harto. Normalmente se recomienda esperar entre 30 minutos y dos horas hasta que todos los nutrientes han sido totalmente absorbidos y se comiencen a sentir los beneficios. Pero una vez que aparecen los efectos, estos pueden durar hasta seis horas. Hay que tener en cuenta también que la manera en la que cada cuerpo metaboliza el aceite determinará cuanto durarán los efectos.
En la piel

Cada vez son más los productos de belleza que contienen CBD y otros componentes del cannabis. Pero también, el aceite de cannabis se ha utilizado directamente sobre la piel para tratar enfermedades como la psoriasis o el eczema.
El aceite de cannabis se absorbe con enorme facilidad a través de las diferentes capas de piel, llegando de esta forma al torrente sanguíneo, al sistema linfático, alcanzando así los diversos tejidos, órganos y sistemas. El aceite interactúa con los receptores de la piel y es por eso que es un buen remedio para las inflamaciones o los dolores en ciertas zonas localizadas.
Se supone que, al administrar el aceite por esta vía, el alivio llega a los 30 minutos. Lo ideal es utilizar productos que se hayan desarrollado para aplicarse de esta manera, como cremas y lociones, que además contribuyen a terminar con la sequedad de la piel y nutrirla, gracias a que contienen omega 3 y 6.

En comestibles

Muchas veces el aceite de cannabis se utiliza directamente para cocinar. Desde los míticos queques con cannabis hasta la más moderna y sofisticada comida cannábica, el cannabis está presente en todo tipo de comestibles.

Consumir el aceite de esta manera, es muy similar a hacerlo a través de las cápsulas. El aceite tiene que ser digerido por el estómago y el intestino delgado. Pero la diferencia con respecto a las cápsulas es, que, al estar mezclado con otros alimentos, tarda más en digerirse. Y si no, que le pregunten a más de uno al que le ha dado la pálida al buen rato de haberse atiborrado de queque “porque no le hacía efecto”. Al comer alimentos con cannabis hay que tener cuidado, a veces las dosis son elevadas y debemos tener en cuenta nuestra propia tolerancia.

Leer menos