REVISTA DIGITAL
|
REGISTRATE
Enero 28, 2019

Las estadísticas de la policía uniformada indican que en dos años creció en un 1.443% el decomiso de éxtasis, con el retiro de 64.597 pastillas en 2018.

Considerando que han aumentado en más de 700 los tipos de drogas sintéticas a nivel mundial, no sujetas al sistema internacional de fiscalización, según la Oficina de Naciones Unidas contra Drogas y el Delito, Carabineros determinó adoptar medidas para enfrentar esta situación en Chile.

Leer más

En base a estos antecedentes, el OS7 implementó una oficina para indagar y decomisar este tipo de sustancias, el que opera desde 2017.

Los resultados indican que entre 2017 y 2018 se logró incautar 68.514 unidades y 5.410 dosis de LSD, 25I-Nbome, éxtasis, anfetaminas, Fentanyl y 2C-B, entre otras.

Respecto del éxtasis, según las cifras de la policía uniformada, aumentó en un 1.143% su incautación. En 2017 se decomisaron 4.186 unidades, mientras que el año pasado la cifra alcanzó las 64.597 pastillas.

En Carabineros explicaron que al interpretar estos números, reflejan un mayor consumo de sustancias químicas en nuestro país, lo que a su vez incrementa la demanda para el ingreso de drogas.

La policía diferencia en sus estadísticas entre unidades y dosis de acuerdo con un protocolo que las clasifica según la naturaleza y la forma de presentación de las sustancias. Entre microtraficantes y consumidores, una unidad de éxtasis puede llegar a transformarse de cuatro a ocho dosis, dependiendo de cómo se distribuya la droga.

Laboratorios clandestinos

Las drogas sintéticas, además, son procesadas en laboratorios clandestinos para aumentar los gramos y obtener más dinero en su comercialización, explicó la policía, que detectó 36 de estos recintos entre 2014 y 2018.

Describen que estos lugares son “instalaciones rudimentarias, que carecen completamente de las medidas de seguridad necesarias para el manejo de sustancias químicas, con un alto riego de accidentes debido a las condiciones en las cuales se llevan a cabo estas operaciones”.

En estos laboratorios fueron detenidas 124 personas y se logró incautar 1,1 tonelada de cocaína y otra tonelada de químicos para su aumento.

El capitán del OS7 Pablo Ardiles advierte que “llega la droga a Chile y acá tratan de aumentar las cantidades, le incorporan nuevas sustancias químicas. Obviamente, el riesgo y la peligrosidad que tienen estos componentes es para las personas que consumen las drogas. Vemos incautaciones de soda cáustica, efedrina, todos compuestos químicos nocivos para la salud”.

Pastillas con divertidos diseños

En lo que va de 2019, las incautaciones llegan a 6.783 dosis de drogas sintéticas. En Concepción fue detenido un ciudadano colombiano portando 199 pastillas de éxtasis, con la figura de un Pokemón.

Ardiles señala que “el traficante trata de llamar la atención de quienes demandan la sustancia y por eso las hacen con diferentes diseños. Diferentes colores. Uno para generar mayor impacto y llamar la atención. Lo otro es que los proveedores tienen diferentes sellos”.

Explica que así el consumidor puede elegir la droga y que “son el sello y la marca que tienen los diferentes narcotraficantes”.

Incluso en Temuco fue detenido un joven de 23 años que portaba 166 pastillas con la figura de un payaso, la cual esperaba comercializar en Villarrica y Pucón, según Carabineros.

En el norte del país, en tanto, en un sector fronterizo de Tarapacá se interceptó un cargamento de 5.525 unidades de éxtasis, que tenía un valor comercial de $122 millones.

Sobre el consumo, Carabineros describe que se comercializa, entre otros lugares, en fiestas electrónicas y en barrios bohemios. Es en estos lugares donde este tipo de drogas, que son recreativas y alucinógenas, se ven con mayor frecuencia. Y en la policía uniformada señalan que el espectro que abarcan estas sustancias es general en la sociedad, pero su alto valor hace presumir que se consumen mayormente en sectores de altos ingresos.

Tóxicos

Carabineros advierte que las sustancias que se comercializan son mezcladas con peligrosos químicos, como soda cáustica.

Fuente: El Mercurio

Leer menos