REVISTA DIGITAL
|
REGISTRATE
Octubre 23, 2018

Para aliviar el estrés y hasta el dolor muscular… es bien sabido que atletas recurren al cannabis para poder llevar sus carreras.

Leer más

Como un corredor ávido con docenas de maratones en su haber, Adrian Landini está completamente familiarizado con el júbilo del corredor. También tiene bastante experiencia corriendo bajo los efectos de la marihuana.

Sí, algunos consumidores de marihuana han dicho que, constantemente, fuman antes de su entrenamiento y, en ocasiones, después. Lo que se ha convertido en una práctica común en los entrenamientos de resistencia.

“Simplemente me he vuelto loco, presto atención a mis movimientos y a lo que me rodea y todo lo demás, me mantengo en buena forma”, dice el residente de Toronto, de 43 años de edad, sobre por qué fuma.

“Ayuda con el sentido de la conciencia, por supuesto podría ser malo si no puedes lidiar con ningún tipo de dolor. Por lo general te duelen los pies o lo que sea y, eso es malo, puedes bloquearte. Yo, simplemente, no abandono mis carreras”.

La noción de consumir marihuana mientras se hace ejercicio, especialmente fumándola, parece ir en contra de todo lo que significa un entrenamiento, reconoce Landini.

Algunos corredores han reconocido que la marihuana les ayuda en sus entrenamientos.

El pensamiento convencional es que la marihuana hace más lentos los reflejos y las habilidades motoras, lo que es mucho más probable que inspire a las personas amantes de los sillones a una persona que le guste ejercitarse.

También sería difícil encontrar un experto que no advierta sobre la combinación de drogas recreativas y el ejercicio. Pero Landini dice que solo usa lo suficiente para ayudarlo a relajarse y concentrarse en el entrenamiento.

Por lo general, cuando entrena, fuma a la mitad de la carrera y reserva un poco para la marca de 30 kilómetros el día de la carrera. Aún así, admite haber realizado varios maratones completos bajo la influencia de la marihuana, incluido el maratón de Hamilton el año pasado.

“Llegué muy temprano, revisé mis maletas y como no había nadie alrededor, simplemente fumé un poco y traté de relajarme”, recuerda Landini, que ahora se prepara para la próxima carrera de Hamilton el 4 de noviembre, así como el maratón de Toronto, el 21 de octubre.

“Tienes que ser un corredor relajado, eso es muy importante. Si estás gastando energía innecesaria, fracasarás o simplemente no tendrás una buena carrera. Un sistema como ese funciona para mí”.

La inevitable legalización está levantando el velo en torno a las formas inesperadas en que la marihuana se ha integrado, durante mucho tiempo, en la vida de los usuarios.

Entre ellos, se encuentran los aficionados al ejercicio que están dispuestos a eliminar el estereotipo de que los consumidores son flojos, con atletas aficionados, gurús de la salud y el bienestar, así como expertos en mercadotecnia que promocionan el potencial de los entrenamientos combinados con cannabis que van más allá del yoga.

La defensora con sede en Vancouver, Bethany Rae, dice que usa cannabis antes de un largo viaje en bicicleta para ayudarse a enfocar, y aplica un poco más tarde para aliviar los dolores y molestias resultantes.

La fundadora y directora ejecutiva de la marca de estilo de vida centrada en la mujer Flower & Freedom describe el cannabis en términos terapéuticos y dice que la prefiere frente a los analgésicos más tradicionales para los calambres menstruales o el dolor muscular.

Rae se aleja de los productos con alto contenido de tetrahidrocannabinol o THC, que es la propiedad que causa la mayoría de los efectos psicoactivos de la marihuana.

Algunas personas prefieren el cannabis frente a los medicamentos tradicionales.

“De vez en cuando podría usar un vapeador y fumar una o dos veces””, dice ella, señalando que es más probable que ocurra mientras corres y practicas yoga donde “la conexión mente/cuerpo puede mejorarse con algo de cannabis”.

Pero sobre todo, aplica lociones con alto contenido de cannabidiol o CBD en las articulaciones antes y después de un entrenamiento para evitar el dolor, lo que apunta a sus propiedades antiinflamatorias. Rae dice que los entrenamientos y la recuperación alimentados con cannabis son más comunes de lo que la mayoría podría pensar, y pueden desarrollarse en una amplia variedad de formas.

“No significa que necesariamente tengo que fumar y no significa que me voy a drogar. Podría ser tan simple como una loción tópica o podría ser un aceite de CBD o una cápsula de CBD”.

Rae, agregó que refinó su propio uso al experimentar con diversos productos y dosis. “Tengo una baja tolerancia, por lo que estoy consumiendo una cantidad muy pequeña de THC cuando realizo la microdosación, pero para otra persona puede que no lo sientan en absoluto.

Necesitas convertirte en un consumidor educado y no solo elegir un producto al azar o simplemente tomar lo que alguien te recomienda porque debe de ser una opción muy personal. Cada uno tiene una bioquímica diferente y el cannabis es bastante complejo”.

Aceite de cannabidol.

Jason Busse, co-director del Centro de Investigación de Cannabis Medicinal en la Universidad de McMaster en Hamilton, advierte que los laboratorios de simulación de conductores han demostrado que el uso recreativo de marihuana produce una disminución en el tiempo de reacción, la coordinación mano-ojo y la percepción, ninguno de los cuales ayudaría a cualquier deporte que requiera decisiones rápidas o una compleja coordinación.

“También sabemos que poco después de consumir cannabis, aumentará la frecuencia cardíaca, aumentará la presión arterial e incluso algo llamado hipotensión ortostática, lo que significa que puede provocar mareos y aturdimiento”, dice.

“Si estuvieras haciendo algo que involucra grandes pesos, no podría ser realmente útil”.

Busse agrega que solo está familiarizado con los estudios que analizaron el cannabis y el ejercicio con altas dosis de THC, y se remontan a décadas. Los estudios que involucran a atletas reales que emplean el enfoque más medido descrito por Landini y Rae no están disponibles en gran medida, dice.

Mientras tanto, muchos usuarios parecen estar experimentando con ellos mismos, señala. “Creo que las personas están participando en un acto de equilibrio en el que están tomando lo suficiente como para reducir parte del estrés y la ansiedad, pero no tanto como para que entren en una sedación y limiten su coordinación. Sería algo muy desafiante tratar de recomendarlo como una estrategia general”, dice.

Parece que hay evidencia de que los tópicos con infusión de CBD tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias y pueden ayudar a acelerar la recuperación cuando se aplican directamente a una articulación adolorida, admite.

El CBD puede ayudar a aflojar los músculos mientras se entrena.

Pero esos estudios incluyeron poblaciones indirectas, como pacientes con esclerosis múltiple que buscan tratamiento para los espasmos musculares, o dolor relacionado con la artritis en modelos de animales, agrega.

“Es un poco exagerado tomar evidencia de ese tipo de estudios y luego aplicarla a individuos que están lidiando con la rigidez o el dolor muscular de inicio tardío”.

Ira Price, cuya clínica Synergy Health Services en Hamilton se dedica a evaluar a los pacientes para el uso de cannabis medicinal, dice que los productos con infusión de CBD se usan bien en el campo de las artes marciales mixtas como una ayuda de recuperación posterior a la pelea que puede facilitar la confianza sobre narcóticos.

Y dice que las dosis bajas de THC también pueden ser útiles durante algunos ejercicios al aliviar el dolor, citando evidencia de estudios recientes.

“En realidad, interactúa bastante bien con diferentes receptores en nuestro cuerpo que pueden ayudarnos con cosas como la atención y ayudarnos a concentrarnos durante el ejercicio en dosis bajas”, agrega Price, quien se especializa en medicina deportiva y advierte a cualquiera que esté considerando el cannabis para su entrenamiento, consultar primero a un profesional.

“Lo más importante que puedes recordar con respecto a la dosificación es comenzar de forma lenta. También depende del método que estés utilizando. No quieres ingerir mucho cannabis y si te vaporizas es mucho más fácil. Lo que no recomiendo son cosas como fumar o quemarse porque eso no es saludable en absoluto”.

Sin embargo, Landini dice que prefiere fumar su marihuana. Ha probado comestibles, pero encontró sus efectos demasiado impredecibles. El desafío de fumar, señala, se convierte en encontrar un lugar para encenderse durante una carrera.

 

Fuente: Huffingtonpost.com

Leer menos

Artículos Relacionados

La broma marihuanera que Snoop Dogg le gastó a Mat... El rey de la marihuana por excelencia ha compartido el rodaje de una nueva película, The Beach Blum, con el famoso actor de Hollywood Mathew McConaugh...
Cigarras drogadas con hongos alucinógenos El Massospora es un hongo que infecta a las cigarras y que poco a poco se las va comiendo desde dentro, convirtiendo el interior del insecto en un alm...
Denuncia anónima: decomisan 3 plantas en Monte Pat... A partir de una denuncia anónima fue encontrado un cultivo de 3 plantas en la región de Coquimbo. Tras el procedimiento, ocurrido en la calle Las P...